EL CONCEPTO DE GOCE (EIDELSZTEIN) 1° PARTE