ENTREGA: ESQUEMA L (LAMBDA): SEGUNDA PARTE

Autor: Lic. Roberto Torres

*Seguimos con esta forma de pensar que tiene un sesgo espacial-topológico, que devele la estructura, con la utilización de gráficos, dibujos en papel etc, donde lo imaginario de la presentación lleve en sus entrañas cierta ecuación simbólica que brinde un mayor rigor conceptual y facilite una mejor comprensión de los términos en juego.

 

ESQUEMA L LACAN

 

*El esquema L avanza conceptualmente sobre lo mostrado en la fase del espejo, podemos decir que esa especularidad se encuentra reducida sobre el eje imaginario a-a´ del esquema Lambda.

 

 

*Se abre una espacialidad encuadrada en una relación cuatripartita, los elementos se encuentran ubicados en los 4 vértices y las relaciones entre ellos depende de las posiciones y articulaciones vectorizadas

 

 

*Este esquema avanza en la conceptualización al representar al sujeto (S en el matema de la presentación del esquema), fundamental para la clínica (en esto Lacan se diferencia de los estructuralista) y establece el lugar del Otro, esencial al psicoanálisis

que es el de inconsciente (A en la gráfica).

 

 

*El esquema está cruzado por dos diagonales:

 

 

*1) por un lado la línea continua que pertenece al registro imaginario, la articulación a-a´, lugar que representa el punto ficcional de la relación con el otro, donde el sujeto encuentra en el semejante un soporte para su propia producción subjetiva, sostén fantasmático para su rajadura, para su pérdida vinculada a su ser de goce. Esta relación representa lazo comunicacional, donde se establece la relación imaginaria emisor-receptor y sus ilusiones de completitud, gobierno de sí y captura ficcional de la realidad y sus producciones de significación. Sede del discurso cotidiano, reinados del yo. Dialectica censora, tapón de la emergencia de lo inconsciente, lugar de la resistencia del sujeto, por eso aparece la regla analítica de la asociación libre, como una forma de burlar la dictadura de los significados convencionales.

 

 

*2)Por otro lado el eje simbólico S-A, que une en forma discontinua, al Sujeto con el Otro, ligado a la cadena significante y a la emergencia de las formaciones del inconsciente que interrumpen el discurso habitual.

 

 

*Por lo que vemos, Lacan aún no ha podido trabajar el registro de lo Real, el tema del sujeto dividido-barrado, el objeto a, el Otro barrado, etc

 

 

*Los vectores marcan una direccionalidad que implican una determinación de un elemento de la estructura sobre otro, desde un componente (vértice) pueden partir diversas vectores, como ocurre desde el lugar de A parten dos flechas, una hacia el yo (a) condicionándolo y otra va hacia el sujeto (S). Otra determinación vectorial en el esquema L la encontramos en la flecha que va desde el otro-semejante (a´) al yo (a) que plantea un condicionamiento desde la exterioridad del otro, lugar de la identificacion.

 

 

*El esquema L plantea una duplicación del otro y del sujeto, del lado izquierdo tenemos la división entre el sujeto del inconsciente (S) y el yo (a), del lado derecho tenemos la duplicidad del otro, por un lado el otro como semejante (a´) y por otro lado el Otro como alteridad de la palabra (A), esto es fundamental para la clínica para no caer en la tendencia de adaptar al sujeto a sus relaciones objetales, cuyo modelo indentificatorio se constituye el analista mismo

 

 

*En el eje imaginario tenemos el muro del lenguaje que intenta objetivar  al sujeto como yo, ligado al vector comunicacional, y por el eje simbólico circula la palabra desde un origen inconsciente

 

 

*La dialéctica del Otro con el sujeto, implica por un lado la elevación que realiza el sujeto del otro a la función del Otro, al mismo tiempo recibe de este Otro asignaciones simbólicas (“tú eres mi mujer”etc), lo que representa el poder determinante del Otro.

 

 

*Este Otro simbólico funciona no solo como el otro al que se lo eleva a la dignidad de Otro, alteridad, q asigna lugares y posiciones al sujeto, también marca el aspecto legal que regla las relaciones intersubjetivas. Este Otro está también vinculado con la verdad subjetiva, esto ligado a lo no sabido, a la mentira etc

 

 

*El esquema L plantea de el Otro (A), en su transcendencia y alteridad presenta un lugar fundamental ya que desde su lugar salen vectores determinantes y no llega ninguno que lo determine y desde el yo (a) solo le llegan vectores que lo condicionan y no sale ninguno por el cual pueda determinar otros elementos.

 

 

*Del lugar del S, del sujeto, parte el deseo que se vincula con el otro y se constituye en el motor de la dialéctica subjetiva, lugar determinado por los significantes provenientes del Otro como una relación no simétrica

La seguimos. Saludos cordiales. 

Lic. Roberto Torres: Psicólogo Córdoba Tel. 152-016211