PADRE (FUNCIONA PATERNA) Y FALO: ENUNCIADOS Y ARTICULACIONES

 

*Progresión estructural al Complejo de Edipo, anudamientos y desanudamientos, ligadura-desligadura, articulación-desarticulacion, anudamiento-desanudamiento, plantean las fallas en el proceso

 

* Lacan: “No haber atravesado la prueba del Edipo, no haber visto abrirse ante sí sus conflictos y sus impasses, no haberlos resuelto, deja al sujeto con cierto defecto, con cierta impotencia para precisar esas justas distancias que se llaman realidad humana”.

 

*Lacan: “El complejo de Edipo significa q la relación imaginaria, incestuosa en si misma, está prometida al conflicto y la ruina..”Hace falta una ley, un orden simbólico, la intervención del padre.”

 

 

*El ternario preedipico (Madre-niño-falo imaginario) se integra al cuarteto Madre-niño-falo-Padre, por la intervención del cuarto término ligado a la función paterna

 

*al final del Complejo de Edipo el sujeto debe asumir el falo como significante, es decir, falo simbólico como instrumento de los intercambios

 

*El padre instituye la realidad de que hay Ley: Ley edípica

 

*Inscripción del Nombre del Padre (ley) en el lugar del Otro (conjunto de significantes)

 

*En la travesía edípica todo sujeto se encuentra con el significante paterno, el niño expuesto a la intrusión de un Tercero, Simbólico, Legal

 

*El padre es una realidad sagrada, espiritual, abstracta, simbólica, como padre muerto que sobrevuela el mundo, nada en la realidad indica su función, su presencia

 

*El padre como símbolo viaja en las entraña del lenguaje, lenguaje que el sujeto debe habitar, para constituirse como sujeto humano, lenguajero

 

*El Nombre-del-Padre torna equivalente al conjunto de las palabras y las anuda en la frase, imponiendo un límite, un tope al devenir de los significantes

 

*Gracias a la intervención paterna, como función que permite la operatoria de la metáfora paterna, que produce un salto cualitativo, como instauración de la ley al sustituir el significante materno por el significante del Nombre-del-Padre, instaurando la significación fálica, significación matriz que permite la posibilidad de todo significado

 

*Esta operatoria del Nombre-del-Padre, como padre simbólico, Tercero, castrador incastrado, permite vivir y encontrar en el mundo una coherencia, donde las palabras no giran locas, cavando un agujero en la realidad, instauración de la ley-limite que hace corte con la fusión materna, espacio ilusorio de coalescencia fálica, mortal

 

*Esta realidad paterna, en su trascendencia inmanente, se presenta como una necesidad estructural, lógica que revela la verdad de la estructura de lo humano

 

*Este fuera de serie, da coherencia y consistencia a la serie de la cadena representacional, un desanudado que anuda los elementos en juego

 

*El padre de la realidad debe estar a la altura del imperativo de la función simbólica, del padre de nombre, punto impensable, insituable, solo inferido en la retroacción de su acto

 

*Por otro lado los emblemas del padre, como signos de su poder, hablan de un padre imaginario, que por un lado habla del padre rival, del vínculo agresivo, y por otro lado el padre que sostiene significados ligados a algunos rasgos de poder, donde cierta unilateralidad (de genio etc) absolutiza algunas características que pueden llegar a representar lo siniestro de un padre monstruoso

 

*Padre imaginario, es con el que se encuentra el niño en la vida diaria, como resultado de la dialéctica agresividad-idealización. Este padre imaginario se muestra como omnipotente.

 

*EL FALO

 

*La significación fálica  producto de la metáfora paterna

 

*El deseo tiene como referencia al falo

 

*El falo se presenta como unidad conectora del intercambio edípico, en el interjuego de la estructura edípica el falo aparece como mediador

 

*Se debe realizar un pasaje necesario del falo imaginario al falo simbólico

 

*Pasaje de ser el falo imaginario (expuesto al estrago materno), a tener el falo simbólico (del orden del don) que permite vivir

 

*Estamos en la travesía de ser el objeto fálico del deseo del Otro materno a instituirse como sujeto de deseo

 

*El cifrado falo-castración hegemoniza la lógica de la sexuación

 

*El falo es un símbolo que no tiene correspondiente ni equivalente

 

*Exigencia materna: provee de un falo imaginario, representado por su hijo

 

*El niño localiza el falo demandado por la madre y se lo otorga en el interjuego cotidiano de la alimentación etc respondiendo a su demanda

 

*Los tiempos míticos de la relación fusionante Madre-hijo, reflejo especular de una ilusión de falicización recíproca

 

*El niño siente el falo como centro de su deseo y el de su madre

 

*Se limita este goce del Otro absoluto bajo la significación simbólica, quedando dicho goce incestuoso conservado en el fantasma