MICROPOLITICA DEL ACTO: LA VIDA COMO CAMPO DE BATALLA

 

VIVIMOS TIEMPOS DE DERROTAS POLITICAS, CULTURALES, IDEOLOGICAS

 

merello-2

MICROPOLITICA DEL ACTO: TIEMPOS DE DERROTAS POLITICAS

Venimos de derrotas políticas, culturales, ideológicas, por la imposición de los imperativos del mercado, la aceleración de la maquinaria económica que pasa del capitalismo industrial al financiero, donde los fenómenos de captura de las subjetividades se han universalizado, penetrando cada poro de nuestra existencia, desde este punto de vista vivir significa reproducir los códigos del sistema que se obsesiona por colonizar nuestra interioridad. Desde estos determinismo de la estructura del sistema, querer vivir en forma autónoma implica resistir los mecanismos de sujeción, a partir de los intersticios del gran Otro que no todo es,  de este modo no puede capturarnos por completo, hay restos, marcas, flujos, devenires que si bien están inhibidos pueden abrirse paso, activarse, salir del camino demarcado, inventar nuevos modos de experimentar la vida, lo que significa un potencial político fundamental en un doble sentido 1) por un lado se presenta como un fenómeno de ruptura ideológica del discurso oficial y 2) por otro lado implica un fenómeno experiencia con una nueva intensidad que marca una diferencia esencial con la cotidianeidad de nuestros propios actos.

Esta experiencia de lo nuevo, como experiencia individual y/o colectiva, no aparece de la nada, en cada sujeto podemos rastrear su vínculo genealógico con otras experiencias de sus propias vidas ligadas a lo que denomino micropolitica del acto, que le dan al sujeto un estatuto de dignidad ontológica por su filiación subversiva y su potencia de vida. No es algo más, no es más de lo mismo, es la diferencia fundamental, la experiencia óntica que explota y se dispersa por los espacios virtuales de lo humano, reverberando en las fibras más sutiles del cuerpo abstracto de la humanidad, hay un punto de desconocimiento de los orígenes del pensamiento, de las imágenes, de los significantes, creemos que lo dominamos pero no es así, eso emerge, surge, se agrupa, encadena, anuda, forma parte de un basto espacio inconsciente no solo individual sino político, al ligarse con el mundo, con los otros, con el Otro, con la cultura, los enunciados, semblantes, imágenes, etc.

 

MICROPOLITICA DEL ACTO EMANCIPATORIO

 

merello-1

MICROPOLITICA DEL ACTO EMANCIPATORIO

Micropolítica del acto, afecto concentrado en el flujo que transforma las variables de una determinada situación, modificando el campo significante, mutaciones parciales, sutiles, que cambian el sentido presentado, nada espectacular, solo un acto que se sustrae a la visibilidad del patrón de lo normado, no es sin efecto en quien lo ejecuta como experiencia emancipatoria, como un pequeño acontecimiento revulsivo, tampoco en el contexto donde esto sucede que puede generar adhesiones o reacciones más o menos hostiles, conservadoras, reactivas, y las mil formas más o menos sutiles de censura.  

Esta politización del acto (que no necesariamente tiene que ser fenoménico, perceptible) va de la mano de la unilateralización de la apuesta resultado de una construcción discursiva, conceptual, simbólica,  que bebe del acto poético, del compromiso revolucionario, del encuentro amoroso, de la ecuación científica (en la línea de los cuatro genéricos de Alain Badiou) como episodio clandestino que anuda estos fragmentos específicos, toma sus líneas de fuerza para concentrar su poderío en el flujo del vivir cotidiano, la vida debe ser tratada como reservorio significante, expresión de la potencia virtual de los flujos por venir, zona de transición del universo inconsciente hacia una conciencia reconfigurada a partir de sus efectos.

Esta micropolitización del acto no necesita un nuevo lenguaje sino abrir nuevas conexiones en el lenguaje ordinario, gastado, banal, hacer que secrete algunas de sus infinitas posibilidades de combinatorias posibles que eran significadas como imposibles, no necesarias, inadecuadas etc, por el sentido común. Micropolítica que no resulta de la aplicación de un estéril metalenguaje abstracto, se trata de pequeñas microestallidos en sus periferias, el núcleo estructural se mantiene pero se trastoca sus juegos de sentido, proceso molecular que abre nuevas significaciones por-venir, agenciamientos semánticos que se apoyas y deslizan por la superficie de la matriz sintáctica produciendo nuevas cadenas discursivas, con sus respectivas afectaciones que promueven una nueva sensibilidad.

 

LA VOLUNTAD DE VIDA CONTRA LA VIDA MISMA

 

merello-3

VOLUNTAD DE VIDA CONTRA LA VIDA MISMA

Desde este punto de vista esta voluntad de poder, el querer vivir de Lopez Petit, debe dirigirse contra la vida misma que se muestra cada vez más sumisa a los imperativos de la realidad y sus agentes representativos (Estado, educación, instituciones, trabajo, familia, amistades etc), vida alienada, vida empobrecida, vida claudicante, que desconoce su propia sumisión porque en todos lados los discursos, los mensajes, las palabras, van en el sentido de lo instituido, no hay ninguna crítica radical de esta realidad impuesta, solo enunciados confrontativos que buscan la descarga personal (se ve claramente en los posteos en las redes sociales que derivan en confrontaciones especulares, violentas etc, o las discusiones, agresiones, entre los sujetos por posiciones partidistas frente a las elecciones, por efervescencia política etc)

Lo que tenemos que ver es que no podemos ser críticos en algún aspecto de nuestra vida y reaccionario en lo demás, esto pasa cuando tenemos lecturas parciales, focales de los acontecimientos y no leemos la estructura global que determina estos aspectos parciales, falta la interpretación de las variables estructurales que condicionan y manipulan el devenir de los procesos. Un percepto que tome en cuenta la maquinaria en funcionamiento en la que estamos inmersos tiene una posibilidad de tomar posición, a esta mirada universal hay que agregarle la particularidad de los sujetos, poner el acento en si singularidad para no caer en otras lecturas universalizantes que excluyan el factor esencial de las subjetividades que sostienen todo el andamiaje del conjunto. De este modo podemos focalizar la mirada en las bases individuales y relacionales, en su potencia moleculares, en su puesta en acto singular y colectivo, de esta manera se pone en cuestión la estructura rígida del marxismo que limitaba su lectura a una clase, a lo económico, al partido, a la determinación histórica, como las variables en juego para generar procesos revolucionarios, los procesos socio-políticos han demostrado que no es así, tomando en cuenta los grandes aportes del marxismo, su inestimable poder reinvidicatorio, su poder de lucha etc debemos evitar las distorsiones (algunas determinadas por los efectos de la propia teoría) que llevaron a malformaciones autoritárias, burocráticas, paranoicas, perversas. Por eso el poder debe estar siempre en las bases, por fuera del poder dictatorial del Estado quien debe estar al servicio del empoderamiento de la gente, de los colectivos organizados, de la democracia directa, etc.

 

MICROPOLITICA DEL ACTO: POSICION CRITICA RADICAL FRENTE AL SISTEMA ENAJENANTE

merello-4

POSICION CRITICA RADICAL

Es necesario generar un proceso crítico radical, que tome la vida en su conjunto, que cuestione la realidad que se nos impone y que no solo nos aliena sino que produce un efecto paradógico en nosotros al encontrarnos  demandando lo que rechazamos, de aquello que nos genera malestar, de esa realidad que nos aplasta, que nos somete al juego perverso del mercado y sus frentes de combate representados por el estado en su estructura judicial (con su nivel de corrupción y complicidad con el poder) legislativa (los legisladores y senadores ligados al poder dando la espalda al pueblo) y ejecutiva (los gobernantes que elegimos en la mascarada ilusoria que representan las elecciones financiadas por el propio sistema)  y todas las instituciones que se constituyen en engranajes necesarios para el funcionamiento adecuado del aparato de poder con el aporte eficaz de las otras instituciones sociales tales el sistema educativo, cultural, que fogonean el discurso de la maquinaria estatalde lo instituid, así las fuerzas populares se limitan a mejorar las condiciones de vida, pero en el mismo marco de las relaciones de poder: ¡¡NO!!, hay que buscar cambiar de raíz el marco con el que se presenta la realidad, un proceso emancipatorio debe ir en contra de lo instituido, de lo normado, debe poder desocupar las situaciones en las que participamos (trabajo, escuela, amigos, soledad etc), ponerlas en cuestión, desterritorializar las fuerzas impuestas, las relaciones de poder imperantes, generar nuevos dispositivos, abrir nuevas líneas de fuerza, promover agenciamientos alternativos de lucha, en todos los lugares y con todas las herramientas disponibles.