PRODUCCION DESEANTE, DEL INCONSCIENTE AL ACTO

 

 

 

PRODUCCION DESEANTE

PRODUCCIÓN DESEANTE

 

En este espacio del Blog personal, dedicado a los devenires múltiples, voy a pensar en forma libre, abierta, no formalizante, el tema de la producción deseante, como líneas discursivas que generan multiplicidades de sentidos, ligados al deseo, lo inconsciente, el lenguaje, los significantes. Lic. Roberto Torres

PRODUCCIÓN DESEANTE, ESO SE MUEVE

Producción deseante: Eso se mueve, eso se agita más allá de los escenarios conocidos, un más allá que solo podemos divisar hasta los márgenes de la zona,

La zona tiene un espesor ambiguo, depende de la mutación de los bordes, de los lugares, la zona es el espacio donde se comienza a amortiguar la intensidad de la producción deseante

Luego de la zona, línea de flexión, punto de inflexión, aparece la arquitectura significante en su articulación estructural, reinado del lenguaje, de la sintaxis lingüística, trenzado morfológico

Pliegues que dividen estados, universos con lógicas diferenciales, pero todo está articulado en cada subjetividad

No se puede hacer nada para controlar Eso, en la oscuridad de la noche se agitan los espectros temidos que deforman, distorsionan, una percepción, del más acá de la zona, aprehensión ideológicamente condicionada

Eso no tiene memoria, o si la tiene es de otro estatuto, ¿memoria inconsciente de una producción deseante? Memoria de lo otro, de eso no sabemos nada, solo que en su formaciones del inconsciente se generan efectos que tienen sentidos articulados con lo que pasa en situación

La percepción no va directo a la conciencia, sino que pasa por los tejidos del inconsciente, para posteriormente, en un segundo momento, llega al preconciente-conciente, lo que implica una lógica estructural, todo un proceso de sentido

Producción de producción deseante que produce lo ya producido en una producción atemporal

Producción deseante, en un movimiento ¿inocente, azaroso?, que se conecta de forma inédita, directa, con los senderos devenidos protohistoria de secuencias agrupadas en estratos topológicos

Producción deseante acéfala, descentralizada, inconsciente

Eso fluye por las marcas, huellas y sus conexiones

No hay flujo que fluya libremente en el propio fluir, necesita algo otro, de otra materialidad para que se genere un encuentro,

Solo hay contacto si se topa con esa entidad otra, por lo tanto hay conmoción, punto de encuentro de por un lado el flujo-catexis con, por otro lado, la marca-huella-punto que genera los giros, los receptáculos, los impulsores para que el flujo fluya según las direcciones que vectorice la singularidad de una producción deseante se vectorice

Si están articuladas las marcas-flujos, las huellas-catexis, es de otra forma, convivencia ciega de los componentes en juego, eso se teje de forma inédita, los elementos y los espacios se comunican con lenguajes ajenos

Eso fluye por una superficie topológica con espacios curvos, pliegues temporales, lógicas ¿al modo cuántico? que permiten una producción deseante a partir de los bordes de lo humano

Superfices de cuerpos singulares que se pliegan anudados en la superficie trascendente de los marcos de referencia del dispositivo de lo humano

Del universal de lo humano a lo singular subjetivo, de lo singular deseante a lo universal abstracto se genera un sujeto individual colectivizado en la otredad de lo simbólico

Producción deseante que convoca la producción de conjunto de lo humano, inmanencia absoluta que nos trasciende, saliendo de la mónada individual, en la proyecciones colectivas

El mismo universal danzante en su movimiento autorreferencial, genera sus propias resistencias, una producción que avanza y retrocede, que se potencia y se enajena, tanto en lo macro del conjunto espacio-temporal de la producción colectiva como en lo micro de las producciones singulares de deseo

El lenguaje se presenta como un vaso comunicante de las producciones deseantes que articula momentos genealógicos que ligan los tiempos de las secuencias temporo-espaciales de los ciclos de vida de los colectivos

El lenguaje también marca los puntos de taponamiento, los frenos de las propia producción deseante que genera, obstáculo morfológico-semántico-sintáctico frente a un deseo que ha despertado, al permitir la fundación del ser lenguajero

Lenguaje como esa red que filtra el pasaje deseante, arbitra lo que se instituye como montajes humanos, abre y vela la verdad que no puede ser sino media verdad en proceso

Entre el Eso que impulsiona un deseo nómade y un acto que condensa una producción alienada, se genera el espacio tópico donde puede germinar una voluntad que se proyecte libertaria y una vida que se piense emancipada