PSICOANALISIS: MOMENTOS DEL PROCESO ANALITICO (ESCANSIONES)

 

PSICOANALISIS ESCANSIONES 1

Comenzar un psicoanálisis implica incluirse en un dispositivo artificial que hace corte con la composición estructural de lo social que nos interpela para comportarnos en forma adaptada al formato cultural, político etc, en cambio el proceso que se abre a partir de un psicoanálisis, de iniciar una cura, implica un proceso que hace ruptura al funcionamiento hegemonizante, general, que nos compromete en una lógica diferencial, procesual, centrada en la singularidad del sujeto deseante.

 

MOMENTOS (ESCANSIONES) EN LA CURA (PSICOANÁLISIS

Los tiempos de un proceso analítico los podemos segmentar en tres momentos fundamentales en la cura, escandidos por dos intervenciones del analista.

Los tres momentos son:

1) EL TIEMPO INAUGURAL DE LA CURA CON SUS ENTREVISTAS PRELIMINARES.

2) UN TIEMPO INTERMEDIO, EL DEL DESARROLLO DE LA CURA EN SI MISMA, DONDE TRANSCURRE LA MAYOR PARTE DEL PROCESO ANALÍTICO.

3)  EL TIEMPO FINAL DE UN TRATAMIENTO QUE CONCEPTUALIZAMOS COMO FINAL DE ANÁLISIS.

Tanto el inicio como el final de un análisis (1 y 3) tienen en común que puede analizar un acontecer reglado a partir de pautas estructuradas que convierten a estos momentos en eventos predecibles y posibles de una conceptualización que devele más claramente el estatuto de su desarrollo.

Podemos definir algunos aspectos de lo que puede ocurrir en las entrevistas preliminares, lo que esta en juego en estos primeros encuentros, van estableciendo cómo se van ocupando cada uno de los lugares en el dispositivo analítico, lo esperable a nivel transferencialdiscursivo,  etc.; lo mismo podemos plantear respecto al fin de análisis, donde se comienzan a generar las condiciones necesarias para que se produzca el corte definitivo del lazo terapéutico.

Respecto al momento del desarrollo del análisis propiamente dicho, la mayor secuencia temporal, no podemos estructurarlo tan fácilmente ya que forma parte de lo abierto del desarrollo analítico y fundamentalmente de la producción inconsciente. Las intervenciones del analista están enmarcadas en esta idea de lo abierto, su función consistirá en promover Acontecimientos clínicos en el devenir de lo que podemos denominar, efectos sujetos, pertenecientes a una producción emergente a partir de las formaciones del inconsciente, ese “algo de sí”, producto anómalo, pero que sin embargo, es más “uno mismo” que la “mismidad identitaria” de la auto imagen del analizante, mas del lado de la extimidad que de la significación yoica, más del lado de lo agalmático que de los objetos con los que se relaciona.

Freud habla de estos tres momentos del análisis haciendo referencia a la metáfora del ajedrez, donde están pautadas las partidas del inicio del juego y el desencadenamiento del final, donde todo el desarrollo intermedio aparece con gran complejidad de opciones lógicas-simbólicas de la infinidad de movimientos posibles.

1) Una de las cosas que debemos considerar al comienzo de un tratamiento psicológico son las apuestas iniciales que se ponen en juego, lo que va a determinar el desarrollo futuro del análisis, es el momento esencial donde se tiran los dados significantes que marcan la dialéctica analítica, los puntos de flexión etc. Del lado del analista es un tiempo esencial que no se agota, ni mucho menos, en la espera del surgimiento de la transferencia, sino que, por el contrario, la posición que adopte va a condicionar el curso de una cura, la forma en que va a direccionar un análisis. Es el inicio donde se pone en juego el final, los extremos se tocan al activar los significantes que van a acompañar el proceso terapéutico.

2) En el momento intermedio, que representa el desarrollo de la mayor parte del proceso analítico, sobresalen las intervenciones del analista y la proximidad al horror de su acto. Ya la transferencia va dictando las nuevas representaciones en juego, y el terapeuta llevará adelante la dirección de la cura, eso anda mas o menos bien, eso funciona, pero también, en algunos momentos agudos del tratamiento, será puesto en jaque, donde se producen Acontecimientos que impactan de lleno en su “persona”, se transforma en el blanco de criticas, desplantes etc., son momentos de desencadenamientos transferenciales donde se pone en juego el lugar del terapeuta, la tensión del vinculo, lo que le significa el horror del acto.

3) En el momento del final de análisis, lo que se pone en juego es el punto de resolución del caso, que implica el corte y la destitución del analista.

 

INTERVENCIONES DEL ANALISTA EN LOS TIEMPOS DEL PSICOANÁLISIS

Podemos marcar dos puntos de giro que se producen en el análisis y que escanden estos tres momentos del tratamiento que venimos trabajando, dos puntos que tienen que ver con dos intervenciones del analista:

1) EL PRIMER CORTE ES EL QUE SE PRODUCE CON LA DECISIÓN DEL TERAPEUTA DE HACER PASAR A SU PACIENTE AL DIVÁN, ESTE IMAGINARIO MARCA UN SIMBÓLICO QUE ES EL DE LA EMERGENCIA DE ALGUNA FORMACIÓN DEL INCONSCIENTE QUE INCLUYA EN SU NÚCLEO AL ANALISTA, MOMENTO DE DESENVOLVIMIENTO DE LA TRANSFERENCIA.

2) EL SEGUNDO CORTE PODEMOS REPRESENTARLO POR LA INTERPRETACIÓN EN LO QUE ESTA TIENE DE ESCANSIÓN Y DE APERTURA DE LOS FINES DE ANALISIS

Estos momentos del análisis y las escansiones marcadas por las intervenciones del analista señalan un cierto mapeo topográfico de lo que sucede en un análisis y que implica el discernimiento del terapeuta para que su practica no se empaste en la mecanización o en la indiferenciación donde todo es lo mismo, hay una lógica del análisis y momentos diferenciados en la misma.