CLINICA PSICOANALITICA: INTRODUCCION

Autor: Lic. Roberto Torres

Dentro del Seminario sobre psicoanálisis voy a abrir una sección sobre Clínica Psicoanalítica para sumarse y articularse con las otras secciones como topología y psicopatología. Abordaremos el el acto inaugural del descubrimiento del psicoanálisis por parte de Freud donde su acto aparece como metáfora fundante de la nueva doctrina, trabajaremos el dispositivo clínico y la ética del analista en la escena analítica, la importancia de los aportes de Lacan etc. 

PRESENTACION DE LOS TEXTOS CLINICOS

 

CLINICA NODAL

La práctica clínica

El objetivo es la presentación de una serie de artículos ligados a la clínica y que se sumen a los trabajos ya presentados sobre topología y psicopatología en este Seminario: Reflexiones Psicoanalítica, la idea central es pensar el dispositivo analítico desde el vector Freud-Lacan. El formato del texto tiene un estilo mixto, mezclando un discurso abierto con enunciados más compactos, es una forma de matizar y escandir un discurso monolítico, insistiremos en ello en las sucesivas presentaciones porque me parece que abre la cosa del pensar.

Es un intento de acercarnos a la práctica clínica desde el campo analítico, espacio donde intentaremos deslizarnos, no sin dificultades, para abordar los puntos nodales de nuestro acto simbólicamente determinado, disciplina que posee una estructura conceptual y un dispositivo funcional de gran consistencia lógica y operativa que ha dado muestras de eficacia y permanencia atravesando generaciones, sin tornarse espectral, luciendo inalterable (desde el punto de vista estructural) desde su propio acto fundacional, con variaciones históricas en los modos de conceptualizar la teoría y el método asistencial.

FREUD Y LA METAFORA INAUGURAL DEL PSICOANALISIS

 

SABER

Los orígenes del psicoanálisis

Es necesario resignificar nuestra práctica a partir de la Metáfora inaugural que dio nacimiento al psicoanálisis, salto teórico de Freud en la soledad de su acto, navegante avanzando en tierras desconocidas, abriendo un campo nuevo a partir de este acto fundacional colonizando territorios inexplorados donde tuvo que enfrentarse con inmensos obstáculos, que harían recular al más pintado, pero no cedió en su deseo epistémico, continuó la travesía siendo el capitán del barco y la única tripulación, a la que luego y en aguas menos tormentosas se irían sumando algunos escuderos que conformarían la comunidad analítica. Esta es la expedición en la que actualmente nos embarcamos intentando continuar el derrotero esbozado en la hoja de ruta y poder plasmar en la bitácora de nuestra travesía los paisajes lacanianos que vamos observando. Somos herederos del deseo inaugural y guardianes de las fronteras del campo donde anida el Agalma del descubrimiento analítico. Desde los orígenes y bajo el lazo filiatorio que atraviesa las distintas generaciones de analistas nos encontramos nuevamente recreando conceptualmente los elementos puestos en juego en una clínica estructural como lo hicieron sistemáticamente los que nos precedieron. La pregunta que empezamos a trabajar y que representa la medula del seminario es ¿qué hacemos cuando llevamos adelante un análisis? a la que se vinculan otras preguntas como ¿Cuál es y en que consiste ese lugar que debo ocupar como analista? y ¿Cómo se lleva adelante la dirección de la cura?

En la escena analítica se va construyendo a partir de una situación típica donde alguien solicita una primera entrevista, presenta su problemática sintomática a través de un discurso donde se van esbozando las demandas, vectorizadas por una disposición transferencial que delega cierto saber a un Otro a quien se dirige, por la simple razón que el dispositivo que los vincula se estructura en forma absolutamente disimétrica. Ante esta situación nos encontramos con la responsabilidad de ocupar y resguardar un lugar que nos determina y que, en concordancia con un deseo sostenido, nos autorizamos a dirigir estas excursiones analíticas.
  • ENUNCIADO 1: EL PSICOANALISIS HA IMPLICADO UNA RUPTURA EPISTEMOLOGICA CON EL ACTO INAUGURAL DE FREUD
  • ENUNCIADO 2: ESTA RUPTURA RESPONDE A UNA METAFORA INICIAL
  • ENUNCIADO 3: DICHA METAFORA TIENE EL ESTATUTO FUNDACIONAL
  • ENUNCIADO 4: ESTE ACONTECIMIENTO CREO UN NUEVO ORDEN ESTRUCTURAL

 

PRODUCCIONES PSICOANALITICAS Y LA POSICION DE LACAN

 

surrealismo

POSTFREUDIANOS Y LA POSICIÓN DE LACAN

Hay algo de enigmático en la diversidad de las apariciones de las escuelas, grupos, y movimientos psicoanalíticos, muchos de los cuales por miopía perceptual, incapacidad profesional, o cierta perversidad funcional-adaptativa velaron el descubrimiento freudiano por lo que Lacan tuvo que realizar el intento de recuperar la estructura conceptual de su articulación original por lo que debió lidiar y enfrentarse con el poder monopólico de la internacional IPA y sufrir los efectos de la exclusión que el propio Lacan denomino su excomunión, comparándola con la de Lutero. Probablemente el tema de las sesiones breves significo el punto de ruptura fundamental y sin retorno, donde se cuestionaba el tiempo cronometrado, objetivo, planteando que el tiempo de la sesión, su corte, debe estar marcado por la dialéctica discusiva.

  • ENUNCIADO 5: LA HISTORIA DEL PSICOANALISIS MARCO DISTORSIONES EN EL SISTEMA FREUDIANO
  • ENUNCIADO 6: LACAN INTENTO LA RECUPERACION DEL CONJUNTO DE LA OBRA A TRAVES DE SU CONSIGNA: “RETORNO A FREUD”
  • ENUNCIADO 7: LA EXCLUSION DEL ELEMENTO (LACAN) DEL CONJUNTO (IPA) GENERO EFECTOS SOBRE EL PROPIO CONJUNTO: EL PSICOANALISIS
Por esto es tan importante que pongamos en funcionamiento el orden conceptual que estructura el campo analítico, porque una práctica no funciona por inspiración divina o intuición personal, tampoco por las buenas intenciones del terapeuta, sino como consecuencia de cómo elaboramos lo que hacemos.

DISPOSITIVO CLINICO Y ETICA DEL ANALISTA

 

KANDINSKY

El lugar del analista en el dispositivo psicoanalítico

Debemos pensar cómo funciona esta maquinaria artificial con su extraño dispositivo donde se subvierten las leyes que determinan el lazo entre los sujetos y su marco comunicacional, dándole una nueva densidad a la palabra, y replanteando la perspectiva del sujeto y del espacio de configuración psíquica.

Quizás por esto el comienzo del análisis, es decir lo que se juega en las entrevistas preliminares, de un sujeto con toda una fachada neurótica, pueda representar el punto de desencadenamiento de una psicosis donde el paso al diván (la situación material del cambio de la situación del cara a cara al diván por un acontecimiento analítico como punto que marca o da lugar a dicha modificación) signifique para el paciente el deslizamiento a un insondable abismo como emergencia de un real inabordable.
Pensar la clí­nica no debe ser considerado solamente como un imperativo moral, sino fundamentalmente como un posicionamiento ético, un dar cuenta lo que uno hace cuando hace lo que hace, es decir cuando uno ocupa el lugar que ocupa y que si bien de cierta forma está encuadrado en una virtualidad de los actos analí­ticos pasados y porvenir, cada terapeuta en el caso por caso, en el uno por uno, debe poner en cuestión y a la vez resguardar este lugar, a través de una ecuación realizada una y otra vez en el devenir de su práctica.
Con cada paciente desde el momento de la primera entrevista y en el desarrollo de la cura el terapeuta debe estar a la altura de las coordenadas de su lugar, para lo cual no solo debe expandir su escucha de un modo diferente sino tomar una posición activa que ponga en cuestión el sopor de lo cotidiano, modificando el percepto habitual, acallando un yo bulímico de significaciones. Esta es toda una apuesta analítica, la de subvertir en el instante de la cura, aquello que sostiene nuestra existencia como sujetos lenguajeros, la comunicación con el otro, cuyo estatuto es dar lugar a la circulación de mensajes impregnados de sustancia imaginaria suficiente que permita la ficción del entendimiento mutuo.
De esto se trata en un análisis y es lo que vamos a trabajar durante estas entregas, donde la consigna sea realizar cortes con las significaciones esféricas que darán cuenta de la posición del analista y sus intervenciones, escansiones que abran a los sentidos otros por venir que se van tejiendo en la virtualidad del decorado de la Otra Escena, la del inconsciente.
  • ENUNCIADO 8: LA POSICION DEL ANALISTA IMPLICA UN ACTO ETICO FUNDAMENTAL
  • ENUCIADO 9: ESTE ACTO ETICO APUESTA A UN SUJETO INCONSCIENTE Y UN DESEO REPRIMIDO
  • ENUNCIADO 10: UN POSICIONAMIENTO ETICO SE OPONE AL MORAL NORMATIVO
  • ENUNCIADO 11: UNA ETICA DE SUBVERSION DE LOS IMPERATIVOS DEL OTRO SOCIAL Y DE LA MATRIZ COMUNICACIONAL

 

LA ESCENA ANALITICA Y SUS AVATARES

 

INCONSCIENTE

La escena analítica

Es importante visualizar que existe el riesgo de sostener una práctica mecánica, rutinaria, marcada por un saber que no deje lugar a lo nuevo, al Acontecimiento analítico, debemos apostar por un psicoanálisis vivo, que no se quede detenido en la sustancia imaginaria del dos sujetos en tratamiento sino abrir el espacio tercero del discurso que debe significar el único punto referencial de la escucha y las intervenciones del analista. Por esto el psicoanálisis aparece como un hueso duro de roer, indigerible para los estómagos débiles que inmediatamente lo tratan de domesticar y adaptar a los mandamientos del Otro, intentando reducirlo principalmente al orden médico y a un marco regulatorio que lo nivele y unifique con el resto de las disciplinar de la salud.

El psicoanálisis posee, desde lo conceptual, una estructura compleja en la disposición de sus elementos, pero que desde el punto de vista del espesor topológico de su objeto, la subjetividad del ser parlante, significa un giro epistemológico monumental, develador del sujeto del inconsciente, que por estructura aparece dividido y ligado al significante, pero que además y paradójicamente aparezca como un vacío de predicación, sin una sustancia que permita su aprehensión conceptual y lo cristalice como entidad
  • ENUNCIADO 12: NUESTRA PRACTICA RESPONDE A UNA CLINICA ESTRUCTURAL
  • ENUNCIADO 13: LO ESTRUCTURAL ESTA MARCADO POR EL ORDEN DEL SIGNIFICANTE
  • ENUNCIADO 14: HAY UN SIGNIFICANTE MAYOR QUE DETERMINA EL CONJUNTO DEL DISPOSITIVO
  • ENUNCIADO 15: ESTE SIGNIFICANTE MAYOR ES LA “REGLA FUNDAMENTAL”,
  • ENUNCIADO 16: LA REGLA FUNDAMENTAL ES EL UNICO IMPERATIVO REGLAMENTARIO DE UN ANALISIS
Dejo el espacio abierto para otros temas clínicos y su articulación con la “psicopatologia” o las estructuras clíjnicas. Saludos cordiales

Lic. Roberto Torres Psicólogo Córdoba tel. 152-016211