SUBJETIVIDAD Y FORMAS DE VIDA

Autor: Lic. Roberto Torres

Seminario psicoanálisis y política. En este artículo SUBJETIVDAD Y FORMAS DE VIDA vamos a trabajar como se construyen los procesos subjetivos como objeto de captura de los aparatos ideológicos que enmarcan formas de vida. Vivimos una realidad alienada que debemos atravesar para encontrarnos con el sujeto como elemento fundamental de los procesos políticos para empezar a pensar una nueva politica (lo político) donde la vida se convierta en un campo de batalla, ligada a la producción deseante y los procesos emancipatorios. 

ENTRE LO HABITUAL Y LA EXPERIENCIA DE LO NUEVO

 

SUBJETIVIDAD 2

SUBJETIVIDAD Y FORMAS DE VIDA, EXPERIENCIA DE LO NUEVO

El objetivo del artículo SUBJETIVIDAD Y FORMAS DE VIDA y del seminario sobre psicoanálisis y política está orientado a visibilizar el espacio de los procesos subjetivos vinculado a la producción de formas de vida determinadas por un complejo entramado dialéctico entre un “adentro” y un “afuera” del sujeto (esta división es imaginaria, solo sirve como esquema ilustrativo), se constituye en una superficie de escritura que intenta desarrollar un cuerpo conceptual que ponga el acento en:

  • El pensamiento, como espacio fundamental de liberación
  • Articulación entre psicoanálisis y política
  • La producción subjetiva como un campo de batalla
  • La apuesta por una nueva sensibilidad
  • Un posicionamiento crítico
  • La recuperación de un cuerpo históricamente censurado-manipulado
  • El papel de la Otra escena de lo inconsciente
  • La producción deseante
  • La apuesta por una verdad emergente a partir del atravesamiento de los saberes impuestos
  • La fidelidad por los micro acontecimientos por venir

Estas variables se van desarrollando articuladas a situaciones particulares (históricas, sociales, territoriales, discursivas) enmarcadas por el entrecruzamiento de producciones colectivas en las que estamos inmersos y nuevos dispositivos como agenciamientos de deseo.

 

PROCESOS SUBJETIVOS Y FORMAS DE VIDA

 

CAPITALISMO

SUBJETIVIDAD Y FORMAS DE VIDA, PROCESOS SUBJETIVOS

Es necesario plantear una diferencia en la valoración de los procesos subjetivos:

1) por un lado el orden establecido y sus aparatos ideológicos van moldeando subjetividades marcadas por procesos inhibidores de las potencialidades de lo humano, promocionando sujetos influenciados por las tendencias del mercado, la estética de la imagen, las posiciones imaginarias confrontación,  las formas narcisistas de goce, la lógica del tener como brillo fálico, el imperativo del mercado al consumo, las tendencias al aislamiento etc, son montajes moldeadores de subjetividad.

De este modo se va produciendo individualidades marcadas por condicionantes históricos (diacrónicos) y contextuales (sincrónicos) que imponen una determinada realidad a incorporar, buscando la adaptación a patrones establecidos y el consenso implícito de los ciudadanos a las pautas operativas de funcionamiento. Son las determinaciones que regulan las conductas, afectos, pensamientos, de aquellos que se encuentran inmersos en la materialidad de una realidad dada.

2) por otro lado se abre, permanentemente por los intersticios de la ilusoria realidad, la alternativa de la construcción de otra subjetividad que toma en cuenta los procesos que se movilizan por los bajos fondos de la vida, exiliados en su propio territorio,  por fuera de la captura de la contabilidad del orden reinante que busca suturar la posibilidad de irrupciones que trastoquen, interrumpan, contaminen, el flujo continuo de lo dado. El riesgo para el sistema es el surgimiento de lo anómalo, subversivo, conflictivo, que produzca un corte en lo normatizado, un giro en la percepción de lo habitual, generando un tiempo de suspensión de la realidad cotidiana, poniendo entre-paréntesis la escena común, es lo que podemos llamar la emergencia de micro-acontecimientos, tanto en los procesos subjetivos (experiencias de marcaje), grupales (producciones colectivas), sociales y políticas (movilizaciones, revoluciones, marchas etc). Son momentos marcados por lo nuevo, lo intenso, por una afectación que moviliza al sujeto y los colectivos, un punto de inflexión que marca una vida.

 

 NO PERDER AL SUJETO EN LA ESPESURA SOCIO-POLITICA

 

PSICOPATOLOGIA 1

SUBJETIVIDAD Y FORMAS DE VIDA, NO PERDER AL SUJETO

Un elemento que me parece esencial es que no todo proceso transformador debe tener solo la marca de lo colectivo, una posición emancipadora no solo puede darse en una subjetividad militante, comprometida con un partido político, organización comunitaria etc. Hay miles de personas que no se encuentran en esa situación y desean vivir un proceso de trasformación y por diversas situaciones no se encuentran participando en formatos colectivos (ONG, partidos, colectivos). El sujeto más allá de los condicionamientos que padece, la precariedad estructural, es un elemento fundamental en todo proceso liberador. Todo acto de vida puede y debe convertirse en potencialidad política. Todo acto es político, toda vida es un proceso político. La vida política es el combate que debemos realizar activamente, de esta forma todo concepto se transformar en una máquina de guerra. Aquí hago la diferencia entre: 1) política: ligada a los partidos, la estructura de las instituciones sociales, el Estado, etc, y 2) lo político: que comprende la potenciación de todos los factores que atraviesan una vida humana. En el seminario cuando hablo de política en general, lo relaciono a lo político como potenciación de la vida, por fuera del marco de la vieja política. El punto que debemos profundizar es el análisis de los procesos subjetivos que posicione al sujeto como un ser decidido, como voluntad de poder, con producciones individuales pobladas, enriquecidas que se abren como posibilidad creativa, (in)surgente, positiva, intensa, insumisa. La literatura revolucionaria, emancipadora, tendían, hasta no hace mucho tiempo, a pensar la liberación a través del partido, el líder revolucionario, la verdad histórico, las clases sociales, como procesos colectivos predeterminados por la doctrina, donde la realidad debía reducirse a sus postulados. Luego del mayo francés se dieron una serie de producciones teóricas que abrieron la partida a la incorporación de los procesos subjetivos como centrales para pensar los cambión posibles y los estragos resultantes de no tomar en cuenta necesariamente al sujeto como elemento fundamental.

 

 VIVIMOS EN UNA REALIDAD ALIENADA QUE NOS ENVUELVE Y SEDUCE

 

El orden instituido (lo dado) es la propia realidad alienada en la que estamos inmersos, forma de dominación política que expropia las potencias de vida, y se transmite como lo obvio, lo naturalizado, que debemos aceptar como la única y verdadera forma de existencia. Esta realidad es la que debemos interpretar críticamente, atravesándola en todo su espesor ficcional, para poder avanzar hacia la actualización de la virtualidad de mundos posibles, velados, taponados en lo cotidiano. 

 

LOS HILOS INVISIBLES DEL PODER Y DEL INCONSCIENTE

 

SUBJETIVIDAD Y CONTROL

SUBJETIVIDAD Y FORMAS DE VIDA, LOS HILOS DEL PODER

El mundo está ordenado por un funcionamiento reglado, orientado por cifrados, ecuaciones, invisibilizadas, que convergen como operadores estructurales que diagraman el devenir histórico, social, de las subjetividades. Así como la historia la escriben los que ganan, el orden social lo impone el poder triunfante que ordena un funcionamiento donde convergen e interactúan  diversos centros de poder, que actúan bajo la sinergia de los propios intereses, económicos y políticos, generando formas de subjetivización y sus modos de vida, políticos, culturales, existenciales. En este sentido somos marionetas manejadas por los hilos invisibles del poder, a la cual nos adherimos inconscientemente a través de los modos de goce, las significaciones esféricas, las afectaciones, el orden fantasmático, los sentimientos de culpa, las cadenas representacionales,  porque esta adherencia marca que  también estamos expuestos a los condicionantes “internos”, lo que se ha conceptuado como  servidumbre voluntaria, manejados por los hilos de la Otra escena del inconsciente, desde donde nacen los procesos subjetivos.

El espacio en que vivimos está colonizado por fuerzas usurpadoras de las voluntades, deseos, planteando un mundo abierto a un sinfín de posibilidades pero que, en realidad, nos arrincona a formas de existencia, precarias, vulnerables, empobrecidas, ligadas al consumo, al individualismo autista, el egoísmo, la tensión confrontativa con el otro, la exclusión, etc

 

APUESTA POR OTRA FORMA DE VIDA, POR UN QUERER VIVIR COMBATIVO

 

LUCHA

SUBJETIVIDAD Y FORMAS DE VIDA, POR UN QUERER VIVIR COMBATIVO

Una pregunta fundamental que deberíamos realizar es que  forma de vida es la que tenemos y que forma de vida es la que queremos sostener, si estamos conformes con la vida que se destila en este laboratorio antropológico que es el mundo o si hay otras alternativas ligadas a nuevas producciones discursivas, políticas, subjetivas, transferenciales, artísticas, conceptuales. Debemos luchar por otra vida, por una vida digna, insumisa, que active potencias creativas, deseantes de sí, que se encuentran en esado larvario, latente. 

Las diversas situaciones donde estamos inmersos (pensamientos, afectos, fantasías, familia, pareja, comunidad, sociedad, mundo, historia) se constituyen como un conjunto de elementos articulados, donde se gestan los significantes, discursos, fantasmas, enunciados, que producen la materia generadora de la realidad ficcional, donde nos vamos enredando y cediendo a sus caprichos, pero también donde se van generando la materialidad de otras producciones alternas, espacios de lucha, no centrados en la toma del poder del estado sino en la microfísica del poder, en lo cotidiano de una vida que también puede resistir, generando procesos de fuga hacia otros territorios menos alienados, en el flujo de los acontecimiento contingentes de nuestra existencia. Se abre la posibilidad de surfear en la ola de los sucesos cotidianos, donde podemos empoderarnos de nuevas posiciones que apuesten por la emergencia de lo nuevo, de los flujos creativos, en el enriquecimiento del discurso, el atravesamiento y captura del basto universo de las producciones culturales y por las multiplicidades que se activan en los espacios de configuración subjetivo, es desde ahí que podremos activar nuevas secuencias discursiva, dispositivos alternativos, generadores de lo político como potencia de vida.

Lic. Roberto Torres